21 mayo, 2011

El fin del mundo, otra vez


Harold, contando con los dedos los días que faltan para el juicio final


Gracias a la difusión que ofrece Internet a cualquier ciudadano, el predicador Harold Camping pudo lanzar un súper meme: este 21 de mayo, según sus cuentas, es el día del arrebatamiento. ¿Alguien sabe qué es eso? Si no se es protestante, lo más seguro es que no, pues ése es un concepto introducido por los protestantes gringos del siglo XIX para darle coherencia a sus prédicas.

Una de las bases escriturales de esta profecía es la primera epístola a los Tesalonicenses, 4:16-17, donde leemos: Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Aunque efectivamente en los evangelios se menciona este arrebato, no hay nada que permita deducir de palabras tan vagas una fecha precisa. Ahí es donde entró en funciones la calculadora de Harold, quien tomando datos de la misma Biblia, llegó a la conclusión de que el mundo que conocemos llega a su fin precisamente el día de hoy.

Aun más, volviendo al origen protestante de este tema, que implica una venida «secreta» de Cristo, que sólo será percibida por los fieles «verdaderos» (los que estén al corriente en sus cuotas a las iglesias milenaristas, por supuesto), los católicos rechazan esta idea por no estar plenamente basada en las escrituras, sino en las interpretaciones de un tal Cyrus Scofield, quien en 1909 publicó una «Biblia de referencia», con copiosas notas en las que resaltaba la idea de este rapto.

Pese a la debilidad de los argumentos de los «arrebatistas», evidentemente no ha faltado quien preste oídos serios a las palabras de Harold Camping, pese a que no es la primera vez que «predice» el fin del mundo. Ya en 1994, también según sus cálculos, había predicho la segunda venida de Cristo. Con un poco más de humildad en ese entonces, afirmó que sería entre el 15 y 16 de septiembre, y que no podía dar una hora precisa. Claro, esa vez quizá utilizó sólo los dedos para hacer sus sumas y por eso le falló el tiro. Ahora, armado de la poderosa calculadora de Windows, regresa para advertirnos del fin del mundo.

En fin, es una lástima que hoy se acabe el mundo, pues mañana empieza el Roland Garros y tenía muchas ganas de ver buen tenis. Espero que allá en el cielo llegue la señal de Sky.

2 comentarios:

Blas dijo...

Hola!!!...

Aquí de regreso...

Aunque estoy al pendiente de lo que publicas en el blog gracias a google reader, no me había animado a comentar de nuevo...

Pero esta entrada no tiene pierde... hasta ya la recomendé en el tuiter... ( @btorillo ).

Y un montón de gente cayó de nuevo en estas argucias Jorge... pero qué le vamos a hacer.

Así es la vida.

PS. Supongo que sky es la única señal que se ve en el cielo ¿no? Jaja.

Salu2

Jorge Luis dijo...

¡Gracias por la visita! Ya pasado el rebumbio del arrebato, podemos hasta reírnos de todos aquellos que cayeron en el garlito. El falso profeta, por supuesto, no ha querido dar la cara para explicar su pifia, aunque quizá (nadie sabe nada con certeza en estas cosas) fue uno de los 144,000 arrebatados y por eso no aparece. Con tan magro número de bienaventurados, por lo demás, no extraña que no nos hayamos dado cuenta de su desaparición (porque encima de todo, ha de haber sido la gente aburrida que nosotros no frecuentamos).

En fin, de remate, el Sky está trasmitiendo el tenis en vivo... ¡a las 4 am! Sí que éstos son tiempos de aflicción.